El papel de la imaginación en la creación de la estabilidad (El laberinto del fauno)

La película El laberinto del fauno trata de dos ámbitos del mundo: el real y el fantástico. Los eventos de estos dos ámbitos tienen lugar a la vez, pero sus marcos son bastante diferentes. El ámbito real está, por supuesto, en la realidad, pero el ámbito fantástico, aunque parezca que se sitúa dentro de una parte de la realidad, está solo en la mente de Ofelia, la niña que se encuentra en el medio de una guerra civil, una madre enferma y un padrastro cruel. Es interesante explorar como la fantasía de Ofelia le sirve a endurar la violencia de su vida, y las razones por las que un mundo fantástico es la única opción que da a la niña un poco de esperanza, a pesar del fracaso de la fantasía al final.

Cuando se piensa en la imaginación, a menudo se piensa en algo alegre—algo que se crea durante un estado de ensoñación. Pero la historia fantástica de Ofelia es mucho más macabra y refleja una gran parte de su vida externa (la violencia y muerte, por ejemplo,) así que casi parece que ella está creando la realidad con unas ornamentaciones infantiles. Entonces, ¿por qué necesita hacer un escenario que se acuerda de los vicios del mundo real, en lugar de imaginar algo muy tranquilo y deseable para escapar su vida? Es posible que la razón para comportarse así tenga que ver con dos cosas: con el control que una realidad alternativa le da a Ofelia, y con la oportunidad de resolver sus problemas, al menos en su espíritu. Las dos cosas son conectadas íntimamente. Como Ofelia no puede controlar los eventos y las acciones del mundo real, ella no puede cambiar nada en su vida. Por eso su futuro aparece muy desolado, y no conduce a ningún objetivo satisfactorio. Naturalmente, en este tipo de situación es muy difícil buscar la motivación para sobrevivir, y tal vez sea más fácil resignarse a lo que ocurre en los alrededores. Debido a esto, solo para tolerar los efectos de la guerra, es imprescindible que Ofelia use cualquier oportunidad que le ofrece un poco control, para que ella pueda decidir su destino.

Además, no es suficiente que ella construya un reino no relacionado a la realidad—si lo hiciera, regresar de su fantasía a la realidad sería mucho más traumático. La opción mejor es de crear un mundo fantástico con calidades similares a las del mundo real, porque esto le deja resolver problemas concretos en vez de ignorarlos. Al superar los obstáculos de su fantasía, en cierto sentido Ofelia demuestra su capacidad de eliminar problemas en realidad también—y ella mezcla los dos mundos. Este enlace es aparente cuando Ofelia trae la mandrágora mágica para curar su mama.

Ya nos queda una pregunta: ¿cuál es el propósito de esta imaginación, esta esperanza y derrota de mal, cuando Ofelia muere al final? La explicación que me parece más lógica es que aunque haya un aspecto de fantasía en la película, finalmente es una historia realista, no solo optimista; el director se da cuenta de que los mecanismos de defensa como la imaginación, no son totalmente infalibles—sin embargo, son útiles. A lo mejor Ofelia no sobrevive a causa de su imaginación, pero ojalá ella muera con el menos dolor posible. Y por último, la imaginación de Ofelia nos enseña que debemos buscar la esperanza en nosotros mismos, porque es dudoso que podamos encontrarla fuera de nuestras mentes.

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s