Ensayo 1 sobre Samuel Huntington y Fuentes

Las lecturas de esta semana me condujeron a pensar en las ideas de la multiculturalidad y del multilingüismo, dos tópicos con los que tengo mis propias experiencias. Soy ciudadana de India, pero he vivido, estudiado, y viajado en diferentes partes del mundo, así que nunca me he considerado únicamente parte de una cultura o país. Francamente, me pongo un poco incómoda cuando alguien me pregunta “¿De dónde eres?” porque hay una ruptura entre mi estatus oficial y mi identidad (o tal vez identidades) interna. Además, dado que o entiendo o hablo más que una lengua, no me siento solidaridad con sólo una. Me gustaría creer que es por eso que ningún sentido de nacionalismo (él que insinúa Huntington en su aseveración que los hispanoparlantes harán obsoleto la ‘América’ blanca y cristiana,) ha aparecido en mí.

Según yo, durante toda la historia, sale una verdad definitiva: las culturas y las lenguas siempre transforman; hasta el inglés ya no permanece el mismo idioma que hablaban los anglosajones del siglo V. Sólo tenemos que analizar los esfuerzos de los ‘conservantes de cultura’ autoerigidos como Huntington para darnos cuenta de que es imposible controlar todos los cambios que vienen con la inmigración y más recientemente, la globalización. Miremos el ejemplo de la Academia Francesa, la comisión cargada con todos los asuntos del francés. A pesar de los tratos de sus directores (pomposamente llamados los inmortales) de oficialmente prohibir la entrada de influencias externas en la lengua francesa, en realidad el francés está lleno de préstamos, y frases con orígenes árabes e ingleses, debido a la colonización, inmigración, y globalización. Son los hablantes cotidianos de francés, no una pequeña élite, que deciden el curso de la lengua, y por consiguiente una gran parte de la cultura francesa. Después de todo, ¿Quién diría ‘un courrier éléctronique’ en vez de ‘un email’?

Quizá Huntington se beneficie de asumir un punto de vista menos pesimista en cuanto a las consecuencias de un Estados Unidos bi-, o bien, multilingüe. Como Fuentes sugiere, la mayoría del mundo ya tiene que hablar dos o tres idiomas (a menudo, uno de estos es inglés,) y me parece irónico que pueda ser personas defendiendo la ‘pureza’ de una lengua ya si cambiada, que es de verdad una mezcla de muchos dialectos antecedentes. Me imagino que la gente como Huntington ahora empieza a conocer lo que significa ser la minoría, urgido a hablar algo diferente de su lengua maternal—y le preguntaría ¿Si tan gran parte del mundo ha sido, en esencia, obligada a adoptar el inglés con sus idiomas nativos a causa de la proliferación económica y cultural de los E.E U.U y la colonización de la Inglaterra, porque no podemos requerir que los estadounidenses aprendan español para interactuar con los hispánicos, muchos de quienes son indispensable a la economía?

Finalmente, si Huntington quiere ver una imagen de cómo podría ser un país multicultural, multirracial, y multilingüe, puede echar un vistazo a la India, donde cada estado tiene su propio idioma, cultura, y a veces incluye su propia raza. Y este país no se ha destruido; al contrario, más o menos funciona, como la democracia más grande del mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s