Ensayo 2 sobre América Inmigrante

El capítulo tres de América Inmigrante me encontré bastante repetitivo, a pesar de que contiene muchos datos claves en la comprensión de las razones para establecerse en una parte particular del país. Pero lo que me llamó más la atención, y que me hizo pensar en cómo vemos la asimilación cultural de categorías diferentes de inmigrantes, fue las estadísticas mostrando el número alto de inmigrantes indios en Silicon Valley. Apenas se oye conversaciones sobre esta demografía (específicamente la de los hindúes de la India,) y mucho menos las que la pintan como una amenaza tan grave como los inmigrantes mexicanos. Tampoco hay debate (a algún nivel significante,) sobre si estos inmigrantes se están integrando en la presunta ‘cultura americana.’ Pero ¿por qué es así? No me parece lógico que persigamos una cultura para no asimilarse, y demos la carta blanca a la otra, cuando de hecho ambos se comportan de manera más o menos similar con respeto a preservar sus costumbres en las generaciones futuras. ¿Hay algo intrínsecamente mejor en los festivales, las fiestas, los idiomas, los proverbios, y en la conducta física de los indios, que no merece la reseña de ser llamado ‘poco americano’ o una ‘invasión’ que va a asolar la cultura anglosajona? Claro que no.

Sin embargo, no topamos con ni protestas, ni quejas en cuanto a las clases de lenguas indias a que muchos padres envían sus hijos, o a las iniciativas hindúes operando con la esperanza de inculcar los niños con la religión de sus padres (y que a menudo tienen lugar en escuelas públicas, o hasta en las iglesias.) Esto es que me sorprende mucho más – un grupo de una religión completamente sin relación con el cristianismo no sufre de ningún tipo de castigo por  promover y tener orgullo en su cultura, mientras el otro, aunque pertenece al catolicismo (algo que, se supone, conduciría a creencias similares,) tiene que luchar por expresar su identidad sin la carga de juicio. Por supuesto, los inmigrantes indios no son el único grupo en esta posición relativo privilegiado, y los hispanos no están solos en ser tratado con miedo y sospecho. Los musulmanes, por ejemplo, también encaran problemas de ostracismo y la islamofobia, y en comparación a los hindúes, sus símbolos inocentes de expresión, como su ropa tradicional, su arte y joyería, etc, son vilipendiados por servir las mismas funciones que sirven aspectos homólogos hindúes. Por eso repito otra vez, ¿por qué presionamos a los mexicanos y otros grupos escudriñados para que corten relaciones con sus países de origen, pero concedemos el derecho de mantenerlas a algunas personas suertudas?

Este tema trae a la mente la cita de que tratamos en clase, que habla de los miedos del movimiento nativista, y de la ‘posición peculiar’ de los inmigrantes que todavía no están asimilados. Primero, es importante plantear la pregunta de ¿en qué constituye la asimilación en un país tan diverso como los Estados Unidos? ¿En qué cultura deben elegir asimilarse los inmigrantes hispanos: la que establecieron los inmigrantes irlandeses, alemanes, franceses, o italianos? A lo mejor pueden escoger la de los británicos o los escandinavos. ¡Qué bueno que hay tantas opciones!—quizá podamos añadir una más: la cultura hispano-americano. Y segundo, creo que es un error suponer automáticamente que ni un solo inmigrante hispano quiere de verdad ser parte de los E.E.U.U., en términos a la identidad cultural.

En realidad, es muy probable que a causa de la discriminación y ostracismo que la sociedad les inflige a través de reglas gubernamentales previniéndoles a aprovecharse de programas de educación y ayuda social, muchos inmigrantes decidan a quedarse en enclaves hispanos para protegerse de la explotación. Es una farsa la manera en que algunas facciones distorsionen el estatus desfavorecido de los inmigrantes para que ellos mismos parezcan como las víctimas del desdén inmigrante.

Finalmente, tenía algunas preguntas sobre el primer capítulo de Lucas Guevara:

  • ¿Por qué el autor decidió no especificar el país de origen de Lucas, o no hacer referencia a un país real?
  • ¿Hay algún peligro de generalizar las características de ‘El inmigrante’ y los países de origen reales por combinarlas en esta República inventada?

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s